La Coctelera

Queso venezolano ¿cómo hacerlo casero?

Método para hacer quesos venezolanos en casa.

 

 

1.- Hacer una cuajada (queso fresco)

2.- Hacer queso de Mano

3.-  Hacer queso venezolano

La ruta del Golfeado

Ese sabor a papelón y a anís que caracteriza la bollería venezolana se materializa en el golfeado: una de las más dulces tradiciones culinarias de nuestro país.
Imagen
portiz@cadena-capriles.com
EL ORIGEN
Para muchos venezolanos, la subida a Los Teques o a la Colonia Tovar, inclusive un paseo a Macuto, era sinónimo de comer golfeados, pues en cada uno de estos caminos sobresalía una parada obligada por su fama gracias a estos dulces. En lo que coinciden todas estas rutas, es en que son vías de paso para salir de Caracas. De allí a que no parezca muy descabellado que el origen de los golfeados se remonte a Petare, que, para la primera mitad del siglo pasado, era un pueblo alejado de otros caseríos y en el que paraban muchos viajeros para proveerse de alimentos antes de continuar el viaje. En las crónicas de Petare se señala como autores de esta receta a los hermanos Genaro y María Duarte, quienes, asentados en la Calle Libertad, sacaban humeantes bandejas, de sus hornos de leña, de esta “harina leudada, horneada en su justo punto, delgada cinta con cinco vueltas, sazonada con melaza de papelón y queso”. El platillo fue copiado inmediatamente tras la popularidad que tomó y que aumentó el número de visitantes de estos hermanos.
LA RUTA
Imagen
Desde principios de los años 50, el boulevard de Sabana Grande, cerquita del C.C. City Market, se jacta de albergar los golfeados más famosos de la capital: los de la panadería Pan 900. El local se mantiene como si el tiempo se hubiese detenido y los golfeados no duran mucho en la bandeja. Siempre verás a más de dos personas comiéndose alguno, con o sin queso de mano, y es que la verdad que este pancillo dulce destaca por encima de muchos otros.
Imagen
Debe ser la franquicia más mediática y popular del país en cuanto a golfeados se refiere. “Uno solo no basta” es su bien atinado slogan, pues el lugar no solo es bastante concurrido, sino que los golfeaditos son más bien pequeños en comparación con otros que se venden normalmente en las panaderías. Don Goyo está ubicado en el C.C.C.T., C.C. Líder, en la feria del Aeropuerto Nacional Maiquetía y frente al C.C. San Ignacio, junto a Mata de Coco.
Imagen
En el Km. 18 de El Junquito se encuentra esta… ¿golfeadería? Que si bien vende algunas otras cosas además de este enrollado de papelón, dudamos que mucha gente se vaya por alguna otra opción. Un lugar nada pretencioso, muy apegado a lo que imaginas cuando te dicen “una parada de carretera”, abre todos los días desde muy temprano y pocas veces te tocará comer uno frío, pues salen del horno directo al plato del comensal.
Imagen
A partir de 12 unidades, Yeleiza Cayama hace por encargo de los más dulces, pero menos empalagosos, golfeados que esta periodista ha probado en Caracas. Ni muy (pequeños), ni tan (grandes), esponjosos, por supuesto que acompañados con queso si se desea y con entrega a domicilio es la oferta de este iniciativa casera. Para más información, pueden contactar a través del correo electrónico yeleiza@gmail.com
Imagen
El Instituto Europeo del Pan está ubicado en el C.C. Metropolitano, en la Calle Guaicaipuro de Chacao. Además de ser un centro educativo para quienes se sientan atraídos por la cocina panadera, tienen unos de los golfeados más populares en Twitter. Si quieren que se les antoje alguito de por acá, asómense no más a @golfeadomeloso y desearán ir corriendo. Juan Carlos Bruzual, Director de este Instituto, ofrece la receta de los golfeados melosos para que intenten hacerlos en casa.
WWW
Twitter: @IEPANvenezuela
Golfeadoterapia
“Amasando la vida” es el nombre de un taller que facilita Xiomara Rosales, chef panadera y licenciada en Educación, en el cual y a través de la elaboración de un golfeado, se traza un paralelismo con el proyecto personal de los asistentes. De este modo, cada etapa de la receta es una metáfora que ayuda a fortalecer el crecimiento individual, hasta que se tiene el golfeado listo y se pasa a la degustación, mientras se conversa de los factores que ayudan a disfrutar de la vida. Esta “golfeadoterapia” busca poner en práctica el “mise en place”, que en francés hace referencia a “tener todo en su lugar”, tanto en la cocina como en la vida, usando esta receta como símbolo, y al mismo tiempo intenta recuperar la tradición culinaria que este pan dulce representa en la mesa venezolana. Si estás interesado en más información, puedes comunicarte con Xiomara a través del 0414-1254790
Imagen
Para la masa
- 291 gr. de harina panadera
- 112 gr. de agua fría
- 8 gr. de levadura en pasta
- 3 gr. de sal
- 40 gr. de huevo sin cáscara
- 50 gr. de mantequilla sin sal
- 33 gr. de azúcar blanca
- 7 gr. de leche en polvo
- 4 gr. de anís dulce en granos
- 4 gr. de miel
- 3 gr. de vainilla
Para el relleno
- 5 gr. anís dulce en grano
- 3 gr. de canela molida
- 110 gr. de papelón rallado
- 45 gr. de azúcar
- 150 gr. de queso criollo
Para el topping
- 150 gr. de agua
- 300 gr. de papelón rallado
- 10 gr. de canela en rama
- 2 gr. de clavito entero
Preparación
- Mezcla todos los ingredientes del topping y cocina a fuego lento hasta obtener una textura de miel. Cuela y reserva.
- Toma 50 grs de este melao de papelón y mézclalo con 100 grs de agua hasta obtener un agua de papelón y reserva.
- Coloca el resto del topping en una olla y cocina, al comenzar a hervir bajar la intensidad a fuego bajo durante 10 - 20 minutos, revolver con frecuencia con cuchara de palo, sacar del fuego cuando la textura del melao sea de punto de miel.
- Si el amasado es manual, hay que hacerlo de forma tradicional: formar un volcancito de harina, disolver la levadura y el azúcar en un poco del agua fría de la misma masa, agregarla primero, después los otros líquidos, luego el resto de ingredientes, poco a poco, en el volcán. Mezcla bien con la harina y reservar la sal y los aromatizantes. Amasa durante 10 minutos, agrega la sal en el minuto 7. Al terminar el amasado deja descansar la masa tapada 10 minutos y luego haz un amasado intenso por 3 minutos, agrega los aromatizantes y mezcla muy bien.
- Si el amasado es en máquina: coloca primero los ingredientes líquidos (agua muy fría), luego el resto, menos la sal y los aromatizantes. Hay que amasar 5 minutos en primera velocidad, incorpora la sal en el minuto 4, luego 4 minutos en segunda velocidad, volver a primera velocidad y mezcla muy bien los aromatizantes.
- Saca la masa del tazón y colócala en un mesón de trabajo ligeramente enharinado, forma una bola y deja reposar 15 minutos tapada.
- Con la ayuda de un rodillo, estira poco a poco la masa hasta formar un rectángulo de 30 cms de alto por 40 de largo y 3 milímetros de espesor, mezcla el relleno y distribúyelo parejo en la superficie de la masa, cuida que haya relleno en los bordes.
- Dejando un espacio libre de 4 centímetros en el borde inferior, comienza a enrollar apretando bien y dando suficientes vueltas para que el relleno no se salga, al completar el enrollado empareja el grosor y corta el rollo a 2 ½ cms de espesor
- Voltea cada rollo cortado y colócalo sobre una bandeja bien engrasada guardando 1 cm de distancia entre cada rollito.
- Precalienta el horno a 180ºC o 380ºF.
- Una vez formados y colocados los pastones en una bandeja presiona un poco los rollos de manera tal que no queden altos, tapa y deja descansa 1 hora en un lugar fresco.
- Justo antes de hornear, rocía un poco de melao de papelón muy liquido (agua de papelón).
- Hornea durante 10 minutos tapados, destapa y hornea hasta que el gluten cuaje o hasta que apenas comiencen a dorar.
- Saca y barniza con abundante melao de papelón (textura de miel)
- Vuelve al horno y repite esta operación dos veces más en intervalos de 5 minutos
- Saca del horno y deja reposar 10 minutos antes de comer.

Al último poeta del Queso Gamonedo: Don Rosendo Asprón

Hoy y por mucho tiempo mas la tristeza estará presente en mi vida, se que él nos nos quería ver tristes. Cuando alguién se va para siempre, siempre se queda y se quedará. Nunca se marcha la gente si los recordamos con alegría, cosa que será díficil por estos días.
Un día en la mesa de su cocina, en Bobia de Abajo (Onís-Asturias), copié esta poesía que él me dictó para tenerla escrita:

"Si sientes tocar las camapanas

no preguntes si quiera por quien

es Rosendo que va de viaje

y lo llevan al número cien.

Los amigos que yo conocí,

los amigos que yo dejé atrás

yo les pido que nunca me olviden

y que vengan a mi funeral.

A la gloria no voy a subir

porque nunca fuy yo de los buenos.

No me mandes flores ni lloreis por mi

que suene alguna gaita como me gustaba a mi."

Querido tío así será, como tu escogiste; lo siento muchísimo hoy mis lágrimas son por tí, habrá que dejar pasar el tiempo que todo lo cura y lo transforma.

 

Gracias por tu cariño y por ser un gran paisano,  un pastor cojonudo y un poeta antológico. Y gracias por tu último Queso Gamonedo que no dió tiempo a que madurara.

Te quiero mucho.

 

____________________

Quiero agradecer por la foto de mi tío al autor de Blog "Llobin del Puertu", de donde la tomé prestada.

 

El Libro verde, un reto

Gracias a Todo en Domingo , hoy leyéndola, descubrí el reto que se ha autoimpuesto en la otra orilla Mari Plaza; quien como yo recibió de regalo El Libro Verde de Scannone.

Texto de Todo en Domingo

Mari Plaza recibió de regalo por sus 30 años el libro verde de Scannone Mi cocina lige- ra a la manera de Caracas. Y ante el presente, decidió que bien valía la pena ensayar un reto como el que mostró la película Julie & Julia, en la que una joven asume como gustosa cruzada elaborar a diario una receta de Julia Child y compartir la experiencia en un blog. Plaza, ingeniero de producción, con una agenda repartida entre sus ocho horas laborales, dos de ejercicios diarios, un postgrado, clases de inglés y tango, decidió que el tiempo es del tamaño de los retos y comenzó a preparar un menú del libro cada día, para alcanzar su meta de rebajar de manera sostenida. Diariamente prepara el almuerzo que se lleva a la oficina. De ese particular empeño, que comenta en su blog rebajando.wordpress.com, ha saboreado un caudal de hallazgos. El primero desbarata la manida excusa de la falta de tiempo. "Normalmente tardaba 40 minutos preparando mi almuerzo. Ahora tardo 50. Y he ganado en variedad". En su blog comenta cada plato y sus gustosos descubrimientos. "Una de las cosas interesantes es que nunca he quedado con hambre. No sé cómo hicieron. Es pura magia. Pero aunque como menos calorías, quedo más llena". La experiencia, además, le ha permitido encontrarse con sabores que desconocía. Y quizá de los mejores hallazgos: "La gente piensa que la comida sana es aburrida. Y estas recetas son riquísimas". Plaza tuvo más suerte que la historia reflejada en la película y conoció a Scannone a propósito de esta iniciativa.

Fue a su casa y se asombró de la vitalidad del autor a sus 89 años. "Me impresionó lo bien que se ve. Esa es la alimentación de toda su vida". En la balanza constata que el reto funciona: ha mantenido el ritmo de bajar un kilo por semana, pero con platos que le recuerdan que es posible hacerlo con abundancia de sabores.

La dirección del Blog que se titula Rebajando esta entre mis enlaces.

Pote de Bacalao con Berzas

Como nos gusta el bacalao en esta familia, es tan versátil, tan rico, tan ....tan
El frutero me dijo ¿te gusta la  verdura? ....pues si, me gusta la verdura....llévate estas dos pencas veras que rica.......cierto riquisimas a pesar de que el tiempo de las heladas ya pasó (en Asturias se dice que para que estén buenas las berzas debe helar por ellas).
El bacalao me lo han traido de obsequio de Portugal, riquísimo. Ese bacalao que se desala unas 48 horas cambiando el agua tres veces y manteniendolo en la nevera.


Ingredientes


4 pedazos de bacalao preferiblemente las partes con hueso.
Medio manojo de berzas (no las pesé pero serían al rededor de 400 gramos ya medio cocidas)
3 patatas medianas
Un diente de ajo, media cebolla y algo de pimiento.
Pimenton (picante si se prefiere) y sal.
Aceite y un chorro de vino blanco


Procedimiento

En aceite que cubra el fondo de una cacerola (tartera, olla, pota), agregamos el diente de ajo picadito, la cebolla y el pimiento muy picado, dejar sofreir. Agregar el pimenton con cuidado que no se queme, dar unas vueltas e incorporar el vino blanco, colocar las patatas y sofreir, poner el bacalao y la verdura; tapar y dejar sudar a fuego bajo unos minutos. Incorporar el agua hasta que cubra la verdura. Dejar cocer unos 15 minutos y rectificar de sal. Cocer unos 25 minutos en total.

Buen provecho !!!!!

.

Nadie puede olvidar la torta de piña

En Venezuela esta torta, bizcocho, tarta es emblemática, para cumpleaños, para meriendas, para un domingo es ideal. Para los golosos, sútiles sabores.

Le he agregado unos cambios y el resulltado sigue siendo delicioso.

Ingredientes:

250 a 300 gramos de margarina (puede usarse mantequilla también)

300 gramos de azúcar moreno (puede ser blanco pero el azucarero estaba vacío)

5 huevos

160 gramos (un sobre para preparar  flan)

140 gramos de harina integral (me di cuenta que no tenia harina de repostería)

100 gramos de maicena

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 cucharada de impulsor (polvos de hornear)

1 cucharadita de bicarbonato

Pizca de sal

1 taza de jugo (zumo de piña o cualquier otra fruta, yo use mango)

1 taza del zumo del liquido de la lata de la piña

1 lata de piña en almibar o natural

1 sobre de caramelo líquido (el sobre que trae el flan)

Proceder:

Poner a batir la margarina por lo menos 6 minutos, agregar el azúcar y seguir batiendo otros 6 minutos.

Agregar los huevos enteros uno a uno y batir unos 5 minutos, colocar la esencia de vainilla. Es importante batir muy bien.

Mientras juntar el flan, las harina, la maicena, polvo de hornear, bicarbonato y pizca de sal.

Colocar la mezcla de las harina e ir incorporando el líquido. Batir unos dos minutos y terminar de incorporar a mano si todavía se ve harina.

Engrasamos un molde preferiblemente antiaderente con aceite de maiz o girasol, colocamos el sobre de caramelo previamente calentado en el microondas unos segundos, tratando de cubrir el fonde del molde, colocar las rodajas de la piña tratando de no dejar mucho espacio entre ellas.

Agregar la mezcla para la torta y honear 1 hora a 180º C, pinchar y comprobar si esta seca por dentro, sacar y dejar enfriar en el molde toda la noche tapada con un paño de cocina.

Desmoldar y obsequiar, a nadie deja indiferente.

Lo tengo, lo tengo... el libro verde

Ha llegado por fin a mis manos el libro verde de Don Armando Scannone, una joya baja en calorías, con los platos tradicionales a la manera de Caracas.

He completado los cuatro libros de su colección; quien sabe si habrá un quinto.

Quiero dar las gracias a mi hermana que me lo hizo llegar, Nosotras que nos queremos tanto, ; lo atesoraré y pondré en práctica su recetas sin dudarlo. Con el mismo cariño y entrega lo recibo.

¡¡¡¡¡¡ Graciasssssssssss!!!!!!!!

Tequeños, una deuda

  En esta ocasión les doy la receta de la masa para hacer los Tequeños, una receta que no falla y queda hojaldrada, muy recomendable se los garantizo.

Con esta receta celebro haber pasado de las 400 mil visitas, muchas gracias a nuestros lectores, esperamos que siempre encuentren en este rincón lo que buscan y que las recetas publicadas las hayan hecho y disfrutado.

 

 

 Ingredientes:

1 taza de leche líquida entera

1 taza de agua

1/2 taza de aceite de girasol o maíz

1 cucharadita de sal

Una pizca de azúcar

800 gramos de harina todo uso y algo mas porque la masa puede admitir hasta un kilo.

750 gramos de queso blanco (el que use lo encontré en el supermercado Alcampo).

 

 Batir un poco los ingredientes líquidos, la sal, el azúcar e ir agregando la harina poco a poco, amasar hasta que se despegue de las manos.

Recomiendo colocar la masa en la nevera hasta que enfrie porque se trabaja mejor. También esta masa se puede congelar.

El prodedimiento para armar los tequeños es cortar el queso blanco en barritas de 7 cm y hacer tiras con la masa para ir enrollando las barritas.  Una vez hechos los tequeños se pueden congelar perfectamente y sin descongelar se fríen.

Proceso ilustrativo de armar tequeños aqui

Freir los tequeños en abudante aceite ligeramente caliente y agregando al aceite pocos tequeños a la vez.

 

¡¡¡¡¡¡¡ A disfrutarrrrrrrrrrrrr, que nadie deje pasar un tequeño!!!!!!!!!!!!!!!